TU HUMO LES HACE DAÑO

El tabaquismo es un grave problema de salud. Fumar disminuye la calidad y la cantidad de vida del que fuma, pero también de los que están a su alrededor: son los fumadores pasivos o involuntarios que respiran el humo del tabaco en el ambiente.
Entre estos fumadores pasivos están los niños, que son especialmente perjudicados por el humo del tabaco

En sus propias casas, cuando fuman allí su padre o su madre, y también cuando se hace en su presencia en otros ámbitos, en casas de familiares o amigos y en espacios como el automóvil que, como un habitáculo pequeño, concentra y mantiene el humo de tabaco.

Por eso hay que estar especialmente atentos a:

  • El espacio de convivencia familiar, que es donde los niños pasan más tiempo.
  • El automóvil familiar y otros donde los niños viajen.
  • Otros espacios donde los niños estén a menudo (casas de familiares o amigos).
  • Parques y espacios infantiles.
Durante el embarazo Fumar en el embarazo no sólo tiene efectos perjudiciales para la mujer embarazada, sino para el bebé que espera, que es el fumador más joven

También se resiente el bebé en el seno de su madre si ella está en ambientes donde otros fuman, aunque ella no lo haga, siendo así madre y niño fumadores pasivos o involuntarios del tabaco si fuma el padre, los familiares o los amigos en presencia de una mujer embarazada.

Leer más
El humo de tabaco que padecen los fumadores pasivos es una mezcla de dos tipos de humo:
  • El humo emitido al aire que procede del extremo del cigarrillo, puro o pipa encendido.
  • El humo de tabaco que el fumador exhala una vez él lo ha inhalado.

El humo del cigarrillo combustionando tiene concentraciones más elevadas de sustancias que provocan cáncer, es más tóxico que el humo que exhala el fumador y contiene partículas más pequeñas que acceden a los pulmones más fácilmente.

Los niños son más vulnerables al humo del tabaco por tres razones fundamentales:
  • Los niños respiran con más frecuencia que un adulto, por lo que, sometidos al humo del tabaco en el ambiente, aspiran más productos químicos en menos tiempo.
  • En niños menores de 2 años o lactantes el aparato respiratorio está en proceso de maduración, por lo que les afecta mucho más el humo del tabaco .
  • El sistema inmunitario infantil está menos desarrollado que el de un adulto y le ofrece menos defensas ante infecciones y enfermedades que el humo del tabaco facilita o agrava.
Muchos padres y madres no son conscientes del daño que hacen a sus hijos cuando fuman en casa. Ignoran los efectos en la salud inmediata y a largo plazo o minimizan su impacto con tópicos que sólo son una forma de engañarse. Leer más