Tu humo les hace daño

TÓPICOS, VERDADES Y ALGUNAS PAUTAS

Existen diversos tópicos que son un modo de minimizar el impacto real que tiene fumar en casa. Es importante que seas consciente de que no son verdad.
Muchos padres y madres creen que el tabaco no afecta a sus hijos, pero lo hace. Por eso conviene recordar que:
  • Si eres una madre gestante o tienes un niño lactante sólo dejar totalmente el tabaco eliminará los riesgos que corre tu bebé. ¡Anímate y hazle Tu Gran Regalo!
  • Sólo un entorno totalmente libre del humo del tabaco en casa puede proteger a los niños, por eso te animamos a que promuevas que el tuyo sea uno de los Hogares sin Tabaco y a que hagas un Gran Regalo a tus hijos abandonando el tabaco.
 
Tópicos que no son verdad, sólo un modo de ocultar el gran daño que haces si fumas en casa
 
Mientras ellos no fumen, que yo lo haga en casa no les afecta… Los niños son los fumadores pasivos por excelencia, y lo son porque respiran el humo del tabaco en un ambiente donde pasan mucho tiempo. Mucho más si se fuma donde un niño duerme luego, pero también si se hace en espacios de convivencia familiar, como cuarto de estar, cocina, etc.

Junto al impacto en su salud, hay otro tema también importante: el ejemplo que tú les das cuando fumas, otro modo de afectarles. Será difícil hacerles entender que fumar es malo o que los no fumadores tienen derecho a un aire limpio cuando tú, como padre o como madre, fumas en vuestra casa sometiéndoles al humo de tu tabaco.
Tenemos una habitación donde fumamos donde ellos no están… El aire con el humo del tabaco viaja. Es imposible hacer compartimentos estancos en la mayoría de los hogares. Así que tus hijos siguen siendo fumadores pasivos también en este caso porque el aire sigue teniendo humo del tabaco.
Fumamos en casa, pero luego ventilamos… El 80% del tabaco permanece donde se ha fumado al impregnar tapicerías, cortinas, muebles y paredes. Cuando ya no lo hueles ni lo ves, ese humo sigue actuando. También la ropa de quienes fuman o están en ambientes donde se fuma está impregnada de partículas que permanecen y que son perjudiciales hasta que se lava la prenda.
Fumamos en la terraza o en el balcón, bajo el extractor de humos o con la ventana abierta... Aunque fumes con la ventana abierta, o en el balcón o terraza con la ventana o la puerta entreabierta, el humo tiende a meterse en la casa. De igual modo, hacerlo bajo un extractor doméstico no evita que el humo se expanda en la casa. La única solución es hacerlo en la terraza, balcón o en el jardín siempre con la ventana y la puerta cerradas para que el humo no se meta en la casa.
Mientras ellos no fumen, que yo lo haga en casa no les afecta… Los niños son los fumadores pasivos por excelencia, y lo son porque respiran el humo del tabaco en un ambiente donde pasan mucho tiempo. Mucho más si se fuma donde un niño duerme luego, pero también si se hace en espacios de convivencia familiar, como cuarto de estar, cocina, etc.

Junto al impacto en su salud, hay otro tema también importante: el ejemplo que tú les das cuando fumas, otro modo de afectarles. Será difícil hacerles entender que fumar es malo o que los no fumadores tienen derecho a un aire limpio cuando tú, como padre o como madres, fumas en vuestra casa sometiéndoles al humo de tu tabaco.
Tenemos una habitación donde fumamos donde ellos no están… El aire con el humo del tabaco viaja. Es imposible hacer compartimentos estancos en la mayoría de los hogares. Así que tus hijos siguen siendo fumadores pasivos también en este caso porque el aire sigue teniendo humo del tabaco.
Fumamos en casa, pero luego ventilamos… El 80% del tabaco permanece donde se ha fumado al impregnar tapicerías, cortinas, muebles y paredes. Cuando ya no lo hueles ni lo ves, ese humo sigue actuando. También la ropa de quienes fuman o están en ambientes donde se fuma está impregnada de partículas que permanecen y que son perjudiciales hasta que se lava la prenda.
Fumamos en la terraza o en el balcón, bajo el extractor de humos o con la ventana abierta... Aunque fumes con la ventana abierta, o en el balcón o terraza con la ventana o la puerta entreabierta, el humo tiende a meterse en la casa. De igual modo, hacerlo bajo un extractor doméstico no evita que el humo se expanda en la casa. La única solución es hacerlo en la terraza, balcón o en el jardín siempre con la ventana y la puerta cerradas para que el humo no se meta en la casa.
efectos inmediatos en la salud de los niños

En el caso de lactantes, el bebé corre riesgos si se fuma en casa, pero además y muy especialmente, si lo hace su madre, dado el contacto que tiene con el bebé y el hecho de que la leche materna se ve afectada:

  • Ese riesgo continúa aunque la madre fume menos o cambie a otro tipo de tabaco supuestamente menos perjudicial.
  • No hay cantidad ni tipo de tabaco inocuo para tu salud ni para la de tu bebé si eres madre gestante o lactante.
disminuir levemente el riesgo
para tu bebé

Aunque la opción mejor y deseable para tu salud y la salud de tu hijo es que no fumes en absoluto cuando tienes un bebé lactante, seguir las siguientes pautas puede ayudar algo a disminuir levemente el riesgo para tu bebé. Debes de ser consciente de que si fumas sigues haciéndole daño, pero al menos hazlo siguiendo estas orientaciones:

  • Fumar inmediatamente después de la toma de leche para separar los periodos de tiempo hasta la toma siguiente. El ideal es no fumar en absoluto al menos 2 horas antes de cada toma.
  • Cambiarse de ropa tras fumar, no dejar que el bebé esté cerca de la ropa que antes ha impregnado el tabaco. Otra solución es usar una bata u otra prenda para fumar de modo que la ropa que está en contacto con el humo del tabaco no lo esté con el bebé.
  • Lavarse los dientes después de fumar.
  • Lavarse las manos después de fumar, no tocar al bebé sin haberlo hecho ni tampoco amamantarle.
  • Evitar fumar durante las horas que preceden al sueño del bebé y durante las tomas de la noche: la nicotina es un estimulante y, por tanto, el sueño del bebé se ve afectado.
  • No fumar jamás en casa. Si fumas en la terraza, balcón o jardín, hacerlo siempre con la puerta cerrada.