Tu humo les hace daño

EN LA LACTANCIA

Algunas mujeres dejan de fumar en el embarazo, pero vuelven a fumar al dar a luz y fuman durante la lactancia, lo que perjudica al niño.
SU ORGANISMO LUCHA PEOR

En menores de 2 años o lactantes, el aparato respiratorio y el sistema inmunológico está en proceso de maduración, por lo que su organismo lucha peor contra los agentes tóxicos presentes en el humo del tabaco que hay en el ambiente así como los tóxicos que tú le transmites a través de la leche:

  • El bebé respira el aire con el tabaco que tú fumas y está muy expuesto al pasar casi todo su tiempo en casa.
  • También tu ropa se impregna de tóxicos que no desaparecen hasta que la lavas.
  • El tabaco perjudica la calidad de tu leche, afecta a la prolactina.
  • Tu hijo corre el riesgo de tener más infecciones respiratorias de vías altas y bajas y que éstas cursen con mayor impacto.
  • Los hijos de madres que fuman en la lactancia tienen un mayor número de ingresos hospitalarios durante su primer año de vida.

Además de lo anterior, tus hijos sufrirán los efectos inmediatos y otros a largo plazo de los hijos de fumadores.

Ver efectos
 

Tu mejor opción siempre como madre lactante es no fumar en absoluto por tu salud y la de tu hijo.

Pero si sigues fumando, hay algunas pautas que debes seguir para que los efectos negativos en el bebé sean algo menores, aunque no fumar es el único modo eficaz de que tu hijo no se vea afectado por el tabaco.

Ver Pautas